Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 7 de junio de 2010

Plegaria (extracto)






 Es mi último atardecer en los silencios de mis arenales que ahora quedan atrás; he vencido la pesadumbre de los pantanos en medio de la furia del viento. Mi piel está gruesa y áspera y me encomiendo a Dios y su misericordia. 

 El aire se enfría cada vez que mis remos penetran en el agua y el cauce queda atrás abriendo paso al lago profundo. Cada vez es más difícil remar y ya no existe tras de mí el faro; ahora me alejo de él y es el horizonte y el sonido de las olas que me dicen que existo en esta inmensidad.

Escribo esta plegaria en la cabina de mi barco.

 

Aplaca Señor mis miserias, levántame del fango y empuja mi barco hasta el lago de tus misterios. Acompaña mi soledad de aparecido y fúndeme con la niebla que avanza lento hacia tus valles de agua mansa.

Dame la gracia de los peces y las aves; dame la gracia de volver al vientre que me anidó y dónde volveré a desovar la vida. Amén


No hay comentarios:

Publicar un comentario