Se ha producido un error en este gadget.

domingo, 7 de julio de 2013

A Enrique Lihn

De mis fosas y mis poros fluye aire irritante 
impotencia le llaman, no es justo sentir tus braquias quemadas
pero es la verdad lo que busco, la justicia es un arquetipo imaginario.

El cuerpo no será salvado, tal vez sí el alma y sus vapores.

No habrá rastro ni huellas, mas mi aliento será parte de vuestros respiros

domingo, 31 de marzo de 2013

Suficiente (Marzo 2013)




Hoy, justo ahora, he dejado el miedo.
Libre: libre él, libre yo.
Hoy; ahora, yo vuelvo a ser yo.  Flecha  débil,  odio, pena;  trapos sucios. Yo soy yo.

Ahora; justo ahora, años después   de las primeras líneas de esta  montonera  de garabatos;
Ahora  mismo, declaro mi destino. Yo declaro:  

Nada es cierto. Nada, ese es mi lugar; y vale mi sangre defender mi  lugar húmedo de sangre.
Por eso hoy tengo menos miedo, estoy tan desnudo que hasta me siento en mi arrullo.
Estoy sudando, me estoy haciendo escarcha.

Hoy mi boca traga vientos verdes; hoy todo cabe en mí.
Hoy no tengo miedo, ayer no lo tuve; pero hoy, justo ahora, tengo menos miedo que ayer.
Hoy me deslumbra sólo el brillo de mi sable; sólo su brillo desprovisto de sangre.

Gotas,  agua espesa.