Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 9 de julio de 2011

YO


Yo vi la silueta de tu fantasma frente a mí, la vi entrar en mi casa.
Sobrio; vi frente a mí las dos islas que formaron el estrecho por donde atravesó mi barco hasta el dominio de tus lunas.

Sí, yo estuve en el muelle cuando volvió la calma al estrecho.
Yo, yo fui quien soltó su barco cuando la tromba recaló en la playa.

Valiente, como un zorro hambriento; valiente, como mendigo recién parido; parido mendigo.
Yo fui quien derramó el oceano en un papel; yo fui el insolente que lo desafió.

Ebrio; borré las estrellas de tu aura; yo hice estrecho tu frente.
Yo, yo te puse en mi jaula de vidrio; Yo, yo fui quien te esposó frente al espejo.

Ahora que nadie me advierta; Ahora que nadie levante la voz.
Yo no escucho, yo no creo. Yo soy yo.

Yo vi las mareas dibujadas en tu frente.
Sobrio; yo vi las mareas dibujadas en tu frente.

sábado, 18 de junio de 2011

Tengo en mi Mano una Tromba de Vientos



Tengo en mi mano una granada, mi mano tiembla por lanzarla.
Frente a mí, el blanco: una colina de tulipanes y narcisos con más colores que individuos.
¿Por qué quiero lanzarla? ¿acaso para fulminar su belleza? ¿acaso para desperdigarlos en la ladera?

Tengo mi mano una tromba de vientos, tengo en mi mano una jaula donde cabe mi cuerpo y tengo en mi mano restos de manos zurcadas que ya acaricié, pero que aún están en mi mano; y debo elegir, entre una colina de tulipanes y narcisos, una tromba de vientos y una jaula; o esperar por las manos pequeñas que ya conozco y acaricié, que sean ellas las que quiten esta granada de mis manos y la ahoguen en el río, para nunca más salir de ahí.
Tengo en mi mano la daga que me hace temblar, tengo en mi mano una tromba de vientos.